Las tuercas para las ranuras en T introducibles

no pueden introducirse posteriormente en los perfiles cerrados por el frontal.

Las tuercas para las ranuras en T tienen que introducirse por el extremo de la ranura.

Las tuercas para ranuras en T girables hacia dentro

pueden colocarse en cualquier lugar de la ranura. Esto es muy favorable para los montajes en construcciones ya existentes. Habría que decir que la ranura en T y la tuerca para la ranura en T tienen que estar armonizadas entre sí.

La tuerca para la ranura en T puede girarse hacia dentro en cualquier lugar de la ranura.

Las tuercas para ranuras en T atornillables

pueden colocarse en cualquier lugar de la ranura. Esto es muy favorable para los montajes en construcciones ya existentes. Las tuercas romboides y en forma de martillo tienen esta propiedad. Lo anterior también se aplica a los tornillos con cabeza de martillo. En esta clase de tuercas para ranuras en T sirven de ayuda auxiliares para atornillar, p. ej., una entalladura en la tuerca corredera en ranura, roscas con error de paso, talones de arrastre de amojonamiento o de plástico en la rosca.  

Las tuercas sin alma para ranuras en T

ofrecen, por regla general, una mayor tolerancia de posición para el taladro roscado. Esto depende de la diferencia entre la medida b del ancho de la tuerca corredera en ranuras y la medida B de la anchura base de la ranura del carril de montaje.

Este icono indica la anchura base de la ranura B en el carril de montaje (carril C).

Las tuercas con alma para ranuras en T:

La anchura del alma (medida a) de esta tuerca para ranuras en T se elige de manera que quede suficiente holgura entre la tuerca corredera en ranura y la ranura, medida A. La medida A se elegirá de manera que resulte una tolerancia de posición lo suficientemente exacta para el taladro roscado.

Este icono indica la anchura A de la ranura.